Mantuvo a su abuelo congelado en un bloque de hielo más de 30 años como parte de un experimento de criopreservación

Después de la muerte de Bredo Morstøl, su nieto Trygve Bauge decidió construir su propia instalación de criónica en Colorado, EEUU.

Una historia sorprendente ha salido a la luz desde el pequeño pueblo de Nederland, en Colorado: Bredo Morstøl, un noruego nacido en 1900, estuvo congelado en un bloque de hielo durante más de 30 años, como parte de un experimento de criónica llevado a cabo por su nieto.

El extraño experimento del hombre que mantuvo a su abuelo congelado en un bloque de hielo durante más de 30 años generó asombro y controversia en todo el mundo. Bredo Morstøl, un noruego nacido en 1900, murió mientras dormía en 1989 debido a problemas cardiovasculares. Su nieto, Trygve Bauge, decidió entonces embarcarse en un ambicioso proyecto de criopreservación que lo llevó a construir su propia instalación de criónica en Colorado, Estados Unidos. Bautizado como “Abuelo Bredo”, Morstøl se convirtió en el centro de una práctica que desafía los límites de la ciencia y la ética.

Inicialmente, los restos de Bredo fueron trasladados a una instalación de criónica en California llamada Trans Time, donde pasó cuatro años sumergido en nitrógeno líquido, publicó Infobae. Sin embargo, Bauge no estaba satisfecho con dejar a su abuelo en manos de otros. En 1993, decidió trasladar el cuerpo a Nederland y desarrollar su propio ensayo.

sí trasladó el cuerpo de su abuelo a un cobertizo equipado con hielo seco, donde el cadáver fue encapsulado en una caja metálica. Este “Abuelo Bredo” se convirtió en una figura emblemática de la criónica, un campo que sigue siendo altamente controversial y experimental. La idea de congelar cadáveres humanos y cerebros para su posible reanimación en el futuro ha generado tanto interés como escepticismo.

La criónica plantea numerosos desafíos científicos y éticos. Aunque el cuerpo de Morstøl fue bien preservado en apariencia, los expertos creen que ha sufrido daños significativos a nivel celular. La tecnología actual no permite la reanimación de cuerpos congelados, y muchos en la comunidad científica dudan que esto sea posible en el futuro. No obstante, el caso de Bredo Morstøl sigue siendo un punto de referencia en el debate sobre la criónica y sus posibilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *